Categoría: Columna
Fecha de publicación: enero 19, 2021

Las mejores decisiones se toman a partir de un buen monitoreo

Nuestro asesor:

Jonatan Muñiz Consultor técnico

 

Sin importar el tipo de cultivo que tengas, lo más probable es que enfrentar problemas de plagas sea un reto recurrente en tu producción. La importancia de controlarlas con una estrategia bien implementada en un programa de manejo integrado de plagas (MIP), puede derivar en múltiples beneficios como: evitar pérdidas de producto, mantener el rendimiento del cultivo, limitar las aplicaciones químicas o de pesticidas, que atenten contra el ecosistema y disminuir el margen de riesgo en tu línea de producción.

Una estrategia MIP consta de diversas herramientas para su implementación. Algunas de ellas son el uso de insectos benéficos y enemigos naturales de las plagas, trampas adhesivas y hormonas para captura masiva, soluciones de nutrición vegetal para mejorar la salud de las plantas, la gestión climática en invernaderos y la implementación de protocolos de desinfección y limpieza que preserven el bienestar de tu producción y eliminen restos de enfermedades y plagas en el área. Aunque todas estas opciones son grandes aliadas para el control de organismos no deseados en tu cultivo, la clave para tener éxito en su manejo viene desde la prevención a través de un monitoreo bien ejecutado. A continuación, te comparto mis recomendaciones para sacar el máximo provecho de esta práctica y poner un alto a las plagas, ¡incluso antes de que comiencen a causar daños!

Jonatan-4.jpg

El monitoreo como punto clave para una estrategia MIP exitosa

El monitoreo consiste en revisar el cultivo de forma periódica para medir la densidad y evolución de plagas y enfermedades que puedan estar presentes. Al poner constante atención a la fauna de nuestro cultivo, nos adelantamos a la aparición de posibles problemas y sus consecuencias. La cultura del monitoreo ayuda a procurar la salud de nuestra producción antes de pensar en pérdidas o tomar decisiones precipitadas que repercutan en el volumen de cosecha y su impacto económico. Las estrategias adoptadas por un gran número de productores hortícolas que consisten en un fuerte uso de plaguicidas sin realizar un monitoreo correcto, suelen derivar en gastos que pudieron evitarse.

Jonatan_3.jpg

Foto: Con un monitoreo efectivo, nos adelantamos a la aparición de posibles problemas y podemos tomar decisiones más oportunas y efectivas.

Las trampas adhesivas son tus mejores aliadas

Para detectar la presencia de insectos y poder identificar su especie y densidad, el uso de trampas adhesivas es fundamental. Al colocarlas y revisarlas sistemáticamente, obtendrás información relevante acerca de las plagas para posteriormente aplicar algún tipo de control químico, mecánico o, en el mejor de los casos, biológico, para eliminarlas.

Te invito a conocer las diferentes presentaciones de trampas adhesivas con las que contamos, así como de productos con feromonas para potenciar su efectividad. 

Jonatan_2.jpg

Foto: Las trampas adhesivas Horiver son tus mejores aliadas para la captura de diversas especies de plaga como moscas blancas, trips, psílidos, pulgón, moscas esciáridas y minadores.

Bases generales para un monitoreo exitoso

Para llevar a cabo un correcto monitoreo, las siguientes recomendaciones pueden ser de gran ayuda. No olvides tomar en cuenta las variaciones dependiendo de factores como la zona y el cultivo que manejas:

  • Se recomienda contar con 20 a 25 puntos con trampas adhesivas por Ha.
  • Las trampas deben enumerarse para llevar control en el registro y poder tener una representación gráfica de su ubicación.
  • Coloca las trampas a 30 cm del ápice de la planta.
  • Realiza el monitoreo puntualmente una vez a la semana.
  • Además de la trampa, revisa las 3 plantas debajo o más cercanas a ésta.
  • Recuerda que para un monitoreo externo, se debe colocar una trampa por cada punto cardinal.
Jonatan_1.jpg

En mi experiencia, implementar estas recomendaciones son fundamentales para obtener una estrategia de monitoreo efectiva y facilitar la toma de decisiones al agricultor a la hora de detectar las plagas y su evolución dentro del cultivo. Sin embargo, aunque a primera vista el proceso parezca sencillo, la constancia, disciplina y atención a estos hábitos culturales dentro de la producción es fundamental para tener éxito.  

Si tienes dudas respecto a cómo llevar a cabo una buena estrategia de monitoreo y establecer un programa integrado de manejo de plagas para tener el máximo desempeño, no dudes en contactarme, ¡me alegrará ayudarte a lograr tus objetivos!

¿Necesita ayuda?