Clavibacter michiganensis sp.

Cáncer bacteriano del tomate

General

En Europa, el Clavibacter es un organismo de cuarentena, lo que significa que se hace todo lo posible por prevenir su entrada. Si se identifica una infección eventual, se deberán tomar medidas estrictas para erradicar la misma. En tomate, los agricultores deben destruir toda la cosecha infectada o, si el cultivo es viejo, solo las plantas de la zona infectada, respetando una amplia zona de seguridad. Solo se podrá replantar después de que se haya demostrado a las autoridades que se ha desinfectado a fondo. Los agricultores de papa pierden todo su cultivo del campo y las papas de otros campos de la granja de ese año se etiquetan como sospechosos. En el campo infectado no se podrán plantar papas y otros cultivos de solanáceas mínimo durante cinco años. En otros campos de la misma granja, no se podrán cultivar semillas de papas durante el año posterior a la infección.

Ciclo de vida y aspecto del cáncer bacteriano del tomate

Clavibacter se propaga por semillas y tubérculos y la infección primaria tiene lugar principalmente a través de material de propagación infectado. Se transmite a otras plántulas por contacto en los cultivos en invernadero y por el agua en los cultivos a pleno campo, por ejemplo, por salpicaduras de lluvia o irrigación. Tanto en los invernaderos como en el campo, la pulverización también puede propagar la bacteria. Igualmente, las bacterias se pueden dispersar a través de la maquinaría, las cajas y las herramientas, infectando las plantas nuevas al penetrar a través de heridas y desarrollarse en los vasos de la planta. Se inhibe el crecimiento de la planta y la misma se marchita a consecuencia del bloqueo de los vasos del xilema. La bacteria puede sobrevivir un tiempo en los residuos del cultivo, tales como las bortas o rebrotes y los residuos del cultivo de la papa. Los tubérculos afectados infectan los tubérculos sanos durante el almacenamiento postcosecha.

Cómo prevenir el cáncer bacteriano del tomate