Categoría: Noticias
Fecha de publicación: junio 09, 2022

7 razones para usar Catopar contra el picudo del chile

KOPP0146.jpg

Catopar es la solución biológica desarrollada por Koppert para el control efectivo y seguro del picudo del chile. Los productores que han integrado nuestras avispas parasitoides C. hunteri dentro de sus programas de Manejo Integrado de Plagas (MIP), en sus cultivos de pimiento y mini-bell, tanto en invernaderos como en malla-sombra, han logrado disminuir la población de esta plaga a niveles mínimos. Con ello han logrado una reducción considerable de daños ocasionados por el picudo del chile en frutos y botones.

Si todavía no conoces o no estás convencido de su efectividad, te compartimos 7 razones para que integres Catopar en tu programa MIP.

1. Catopar no induce resistencia

La avispa parasitoide Catolaccus hunteri ofrece un proceso de control natural que no implica el uso de alguna sustancia tóxica. Este ectoparasitoide busca a su hospedero eficazmente para parasitarlo o depredarlo. Generalmente, cuando aparecen los primeros individuos de picudo en el cultivo se hace un uso constante e intensivo de insecticidas que pueden ocasionar resistencia en la plaga. Esta acción aumenta los costos de producción y ofrece solo un control parcial y poco eficiente de la plaga.

2. No es un riesgo para otros insectos benéficos

Catopar es un ectoparasitoide nativo y uno de los más abundantes en México. Se ha reportado que parasita hasta 17 especies de Curculiónidos, de las cuales, algunas especies han sido reportadas como plagas de importancia económica como Anthonomus eugeni y A. grandis. Su biología y comportamiento no genera competencia ni por espacio ni por alimento con otros insectos benéficos que se encuentren en tu cultivo, ya que C. hunteri solo se enfoca en las larvas del picudo del chile.

3. No es tóxico

Al sustituir el uso de insecticidas para tratar de controlar al picudo del chile podemos disminuir o eliminar el riesgo de residualidad tóxica que afecta a las poblaciones de enemigos naturales que tenemos dentro de nuestros cultivos. Otro efecto negativo que resulta del uso intensivo de insecticidas es la acumulación de residuos que intoxica y afecta los estomas de las plantas, afectando la fotosíntesis y ocasionando atrasos en el tiempo de producción y la calidad del fruto. Además, los insecticidas pueden entrar en contacto con el personal a través diferentes vías de exposición, ya sean respiratoria, digestiva o dérmica. De acuerdo a las características de cada insecticida pueden existir riesgos de intoxicación en el aire, el agua y en los alimentos, entre otros medios ambientales. Es muy importante preocuparnos por la salud y bienestar del personal que labora dentro de nuestras instalaciones. Al utilizar Catopar, ellos tendrán un menor riesgo a intoxicarse por una exposición directa o indirecta a los insecticidas.

4. No contamina

Catopar no genera ninguna sustancia tóxica que pueda considerarse contaminante a diferencia de un manejo exclusivo con control químico. Los restos de insecticidas se dispersan en el ambiente y se convierten en contaminantes para los sistemas biótico (animales y plantas principalmente) y abiótico (suelo, aire y agua) amenazando su estabilidad y representando también un peligro para la salud pública. 

5. No afecta a los polinizadores

El uso de avispas parasitoides es completamente compatible con el uso de abejorros ya que no interfiere en su desarrollo o en sus actividades de polinización. Cuando contamos con un sistema de polinización dentro de nuestro cultivo, muchos insecticidas dirigidos para el control del picudo adulto son muy residuales y tóxicos para los abejorros. Esto obliga al productor a sacar colmenas y, en consecuencia, pierde volumen y calidad en su producción.

6. Perfecto complemento a tu MIP del picudo del chile

Tener un enfoque integrado es la opción más viable, económica y efectiva para el control de plagas. En el caso del picudo del chile, el manejo cultural es la herramienta fundamental para su control, ya que incluye acciones preventivas que interrumpen el ciclo de vida del insecto, el número de generaciones y el daño en la cosecha. Sin embargo, debemos de considerar: el monitoreo, el control mecánico, el control biológico y como último recurso el control químico. Cuando se utilizan todas estas herramientas en conjunto el porcentaje de éxito del control del picudo es mucho mayor.

7. Catopar es una herramienta rentable

Cuando hacemos uso del control biológico en nuestro MIP, podemos incrementar nuestra producción hasta un 30 % o, al menos, alcanzar los mismos rendimientos que con programas convencionales, pero con tres veces menos residuos tóxicos en la producción, evitando posponer el tiempo de cosecha por la aplicación de un producto altamente residual. Así podrás ofrecer un producto más sano y seguro para el consumidor final con un fruto de mayor valor en el mercado.

Si estas 7 razones no son suficientes, siempre podrás contactar a tu consultor Koppert más cercano para platicar sobre las ventajas, beneficios y otras consideraciones que debes de tomar en cuenta para usar Catopar. ¡Contáctanos!